3 Cartas imprescindibles para ser un profesional en búsqueda de empleo.

En un proceso de selección con alta competencia como sucede actualmente con mucha más demanda (candidatos) que oferta (puestos a cubrir), en una proporción media de 400 a 1, todo cuenta, tenemos la obligación de destacar en todas y cada una de las fases del proceso si queremos oír las palabras mágicas…”Estás contratado… empiezas el…”

En este sentido las cartas en los procesos de selección las consideramos, erróneamente, de poca importancia, escaso valor, cuando debería ser lo contrario, una herramienta que bien utilizada nos permite destacar sobre el resto de candidatos y dar visibilidad a nuestra candidatura.

De hecho la mayoría de los seleccionadores conceden la misma importancia a la carta que al currículum vitae.

Las cartas que debemos manejar de manera brillante son:

1.- Carta de contestación a una oferta de empleo.  

Es la típica, detectamos una oferta de empleo que nos interesa, encaja en nuestro perfil, queremos optar a ella y la adjuntamos a nuestro historial profesional.

La inmensa mayoría de candidatos tienen un modelo que utilizan siempre y lo único que cambian son los datos de la oferta de empleo y empresa.

¿Utilidad de esta carta? con ese contenido: 0%, nada de nada.

Una carta de contestación a una oferta de empleo brillante, eficaz, tiene que contener dos datos fundamentales para hacernos destacar sobre el resto de candidatos:

  • Zona motivacional: Por qué quiero trabajar en tu organización.
  • Zona qué aporto: Cómo voy a hacerte ganar dinero, mejorar tu cuenta de resultados, en qué soy bueno.

Una carta sin personalizar y carente de estos dos apartados es una inutilidad que bien no valdrá para nada o en el peor de los casos hará pensar …”uf otro aburrido candidato copia + pega….Out”.

2.- Carta espontánea.

Es la misma que la anterior sólo que no responde a la contestación de una oferta de empleo en concreto, nos postulamos a una empresa en la que nos gustaría trabajar y en calidad de que.

Los apartados que debe contener son los mismo que en el caso anterior: Motivación (por qué quiero trabajar contigo) + Qué aporto a la organización (cómo te hago ganar pasta).

3.- Carta de agradecimiento.

Se trata de remitir al entrevistador una carta de agradecimiento por haber seleccionado nuestra candidatura y haber dedicado tiempo e interés hacia nuestra persona.

Para que sea eficaz debes hacerla llegar al entrevistador en las siguientes 24 horas a la entrevista.

Cómo:

  • Email
  • Mensaje via LinkedIn
  • Correo postal

Es la gran desconocida en nuestro país, en las más de 4.000 entrevistas que he hecho he recibido “O” (cero) cartas de agradecimiento.

Es una herramienta poderosa por tres motivos.

1.- Únicos, como nadie lo hace nos permite destacar sobremanera respecto al resto de candidatos.

2.- Si algún aspecto de la entrevista creemos que debemos aclarar o reforzar, este es el vehículo perfecto.

3.- Desempata. En un proceso de selección es muy difícil tener un candidato claro a incorporar, lo normal es dudar entre 2 ó 3, unos presentan unas fortalezas, otros otras…, remitir una carta de agradecimiento puede suponer el desempate a nuestro favor. No desaproveches esta bala.

En definitiva, utiliza de manera eficaz e inteligente estas 3 herramientas, estás de enhorabuena, el resto de candidatos no suele hacerlo.

Carlos Losada. Experto en empleabilidad.